Seguro de responsabilidad civil

Seguro de responsabilidad civil

El seguro de responsabilidad civil, también denominado RC, es el más habitual en el sector de los seguros. Protege de responsabilidad civil frente a los daños que se puedan ocasionar a terceros y se caracteriza por las múltiples coberturas disponibles. Un gran aliado para desarrollar cualquier actividad profesional de manera segura, que la ley impone para afrontar diferentes situaciones.

Especialmente importante para autónomos y pymes, está contemplado en los artículos 1902 y 1903 del Código Civil, que obliga a reparar los daños causados por acción u omisión tanto por el asegurado como por los empleados que tenga a su cargo. En caso de siniestro, es indispensable disponer de cobertura de responsabilidad civil. Puede marcar la diferencia entre continuar con normalidad o la quiebra del negocio. Analicemos en detalle algunos tipos de seguros RC.

¿Cuándo es necesario un seguro de responsabilidad civil?

  • Conducir vehículos a motor. Todo conductor esta obligado a tener un seguro de responsabilidad civil. Como mínimo el seguro a terceros. En caso de accidente, aunque sea involuntario, la compañía se hace cargo de los daños que se produzcan.
  • Actividad laboral y profesiones. El seguro RC es el más demandado para proteger actividades empresariales. Es obligatorio además, por ejemplo, en profesiones de riesgo como instaladores de gas o enfermeros. En el caso de profesiones liberales, como arquitectos, médicos, dentistas, etc., su praxis diaria laboral va dirigida a terceros, y en caso de que algo salga mal, es necesaria una protección que les ampare. Igual ocurre en el sector de la hostelería, el comercio y los servicios.
  • Bienes inmuebles. Sea cual sea la situación, es aconsejable contar con una póliza de responsabilidad civil en todo tipo de viviendas y/o edificios. Viviendo de alquiler, un seguro de inquilinato cubre los daños que podamos causar y que lógicamente el casero reclamará. Siendo propietario, el seguro garantiza cubrir daños que ocasionen los inquilinos a otros dueños. O incluso viviendo en la propia casa, cubre aquellos daños que se causen a otros vecinos. Una gotera, o una simple rotura, son ejemplos de ello. Resumiendo, un contrato hogar. Las comunidades de vecinos disponen de este tipo de seguros por si algo ocurre en las zonas comunes del edificio.
  • ¿Aficionado o federado? Estar federado en cualquier deporte lleva implícito contar con un seguro RC. Para la práctica de la caza es absolutamente obligatorio.
  • Mascotas. Aún siendo perros domésticos hay razas potencialmente peligrosas, y por la mera posesión del animal es obligatorio poseer una de estas pólizas.

A modo de conclusión, según contempla el Código Civil español, el hecho de contratar un seguro de responsabilidad civil prevé de las consecuencias económicas que puede tener producir diferentes daños, aunque el riesgo de que se produzcan y la cuantía de la indemnización siempre dependerán de cada caso concreto.

Sin comentarios

Añadir un comentario